Asociación Empresarial de Ascensores de la Región de Murcia
Medidas sanitarias a implantar en la primera fase de desescalada
11-05-2020

Medidas sanitarias a implantar en la primera fase desescalada

La información y la formación son claves para evitar los contagios en las empresas. FREMM te aporta una trilogía de documentos para lograr este objetivo común y esta tarde habrá una jornada para tratar las acciones en la fase inicial.

Desde el pasado 14 de marzo cuando se declaró el estado de alarma, la situación económica y laboral de las empresas sufrió un enorme impacto. Las empresas del sector primario y secundario pudieron continuar su actividad en su mayor parte, pero obligadas a adoptar medidas preventivas frente al coronavirus en relación a sus trabajadores. Medidas que han conllevado un coste económico adicional y una reducción de la productividad (reducción de trabajadores por turno, reducción de turnos y horarios de trabajo, dificultades de los suministros de materias primas). Lo prioritario es salvaguardar la salud de los trabajadores. Pero la segunda prioridad es salvaguardar el empleo y la supervivencia de las empresas.

El comercio minorista y gran parte del sector terciario tuvieron que suspender su actividad, y sus trabajadores fueron incluidos en diferentes expedientes de regulación de empleo por fuerza mayor. Medidas que permiten a las empresas dentro su inactividad evitar los costes laborales; pero que no evitan que, en el futuro incierto, dada la situación de crisis económica que se vislumbra, deban recurrir a nuevas medidas de regulación de empleo (esta vez por causas económicas, técnicas, organizativas y productivas). Medidas de regulación de empleo que pueden implicar nuevamente la suspensión de la relación laboral de los trabajadores, pero que en muchos casos conllevará seguramente, su despido definitivo.

El 11 de mayo, muchos comercios y establecimientos reiniciarán su actividad, pero las limitaciones existentes, harán que no todos los trabajadores puedan volver al trabajo. De hecho, muchos establecimientos no abrirán porque el coste de las medidas a implantar, y las limitaciones a su actividad para garantizar la protección de sus trabajadores frente al riesgo de contagio, hacen inviable la continuidad de la actividad, al menos de momento. 

Tanto las empresas que han continuado su actividad desde el 14 de marzo, cuando se declaró el estado de alarma; como las que la vieron suspendida como consecuencia del mismo, y la reinician el 11 de mayo, deben cumplir un conjunto de medidas previstas por las Autoridades Sanitarias, que tienen por objeto evitar el contagio de sus trabajadores.

El objetivo es mantener la distancia de seguridad de 2 metros en las empresas. Para ello es necesario adoptar: medidas organizativas (reducción de los turnos de trabajo, limitación del número de trabajadores por turno y por puesto de trabajo, limitación de trabajadores que puedan concurrir en zonas comunes con el fin de garantizar la distancia de seguridad -comedores, pasillos, vestuarios, servicios higiénicos-); medidas higiénicas (garantizando una adecuada higiene de manos antes, durante y después de finalizar la jornada laboral con agua y jabón o con geles hidroalcohólicos); medidas de protección (priorizando el uso de mascarillas quirúrgicas e higiénicas y no de mascarillas FFP2 que tienen la consideración de EPI, y que no son necesarias con carácter general para evitar el contagio); garantizando la adecuada limpieza y desinfección de los puestos de trabajo, instalaciones generales de la empresa, mobiliario y equipos, y evitando el uso compartido de los mismos.

Pero quizá, la medida más importante a implantar es la adecuada información y formación de los trabajadores, tanto en relación a las medidas organizativas que haya implantado cada empresa; como en especial, en relación a la utilización de las medidas de protección que sea preciso utilizar. No hay que olvidar que una inadecuada utilización o retirada de los medios de protección (guantes desechables, mascarillas de protección respiratoria o pantallas faciales) puede hacer que el trabajador pueda tocar con las manos o la cara, la zona exterior de los mismos, que ha podido entrar en contacto con el virus, pudiendo provocar el contagio. Por ello es esencial un adecuado uso de los mismos, y una adecuada higiene de manos antes y después de su utilización

Además, lo importante es que las empresas previa consulta con los trabajadores y sus servicios de prevención, en función de los riesgos de su actividad tengan claro las medidas de protección a implantar en sus empresas (organizativas, higiénicas, de protección, de limpieza y desinfección, de información y formación a los trabajadores). Una vez definidas las mismas deben recogerse en un documento que al margen de su denominación, sirva para que las empresas planifiquen e implanten las medidas necesarias para evitar el riesgo de contagio.

La principal duda que tienen las empresas es cómo afrontar las medidas frente al COVID y las consecuencias de su no adopción. En primer lugar, indicar que se trata de un riesgo de salud pública y no de un riesgo laboral. Por ello, corresponde a la ITSS advertir a las empresas de la necesidad de adoptar las citadas medidas, y en caso de que se incumplan las citadas advertencias, conforme a lo previsto en el art. 11 de la Ley 31/95 de 8 de noviembre, corresponde a la Autoridad Sanitaria adoptar las medidas sancionadoras que estime conveniente, pudiendo llegar hasta la suspensión o cierre de la actividad.

Las dudas de empresas de trabajadores se deben solventar con información suficiente y adecuada sobre todo lo relativo al COVID-19: forma de contagio; síntomas; comunicación de casos confirmados, probables o posibles entre los trabajadores; procedimientos de comunicación de trabajadores especialmente sensibles; investigación en la empresa de contactos estrechos con trabajadores afectados; necesidad o no de realizar una evaluación específica frente al coronavirus; posibilidad de utilizar los datos personales de los trabajadores, posibilidad de realizar pruebas de diagnóstico de la enfermedad. Información que ha pretendido recopilar en los tres documentos de consulta que se adjuntan a la presente nota de prensa “Aspectos relevantes de la actuación de las empresas frente al COVID 19”, “Análisis práctico de las medidas frente al COVID 19”, y “Medidas a adoptar frente al COVID 19 en la Fase I (Orden SND 399/2020 de 9 de mayo)”. Una trilogía documental que trata de servir de guía y apoyo práctico a empresas y trabajadores para lograr un objetivo común: vencer al coronavirus en las empresas.

>>  Volver
FREMM · C/. del Metal nº 4, 30009 MURCIA · Servicios Generales: Telf: 968931502 · Formación: Telf: 968931501 Fax: 968931410 · e-mail:  fremm@fremm.es